Los alumnos del colegio Agora International Madrid visitan la Fundación ONCE del perro-guía

Durante la mañana de ayer miércoles, 12 de junio, el alumnado de 4º de Educación Primaria del colegio Agora International Madrid acudió a la Fundación ONCE del Perro-Guía, en las instalaciones situadas en Boadilla del Monte. Este centro, único en España, es responsable de la selección, cuidado, atención y entrenamiento de perros acompañantes de invidentes, así como del adiestramiento posterior necesario para la adaptación entre el usuario y el perro-guía asignado. Para llevar a cabo una labor tan encomiable, cuenta con 14 expertos, de los que 11 son cuidadores y 3 adiestradores.

Según explicaron los responsables del centro a los niños, el entrenamiento completo dura unos dos años. Durante el primer año de vida, el animal vive con una familia de adopción, con quien aprende lo más básico de la convivencia con humanos y se adapta al entorno social (visitas a la biblioteca, uso del autobús, acceso a comercios, etc.). El segundo año, paulatinamente, pasa a estar cada vez más tiempo en el centro de entrenamiento y menos con la familia de acogida. En esta fase, se le enseñan las funciones específicas de un perro-guía, hasta que el último mes lo compagina con la convivencia del usuario final a quien acompañará el resto de su vida.

La visita empezó, para alegría de los chicos y chicas, con los cachorros recién llegados a las instalaciones, para seguir con un recorrido por el centro y una demostración de entrenamiento con “Tilo”, un precioso labrador negro que sorprendió a todos con su gran inteligencia y sus numerosas habilidades como guía. Es precisamente esta raza, labrador, la más usada para estas funciones (más del 80% de los perros-guía), aunque también otras como los pastores alemanes.

Al final de la demostración, los alumnos pudieron interactuar con alguno de los ejemplares seleccionados por los cuidadores, resultando una experiencia vivencial sumamente interesante para todos ellos. Realizaron ejercicios y se dejaron llevar por los perros en situaciones normales de la vida cotidiana, como cruzar una calle, esquivar un obstáculo, subir por una escalera o al autobús, etc.

Los chicos quedaron sorprendidos por las habilidades adquiridas por los canes. Los entrenadores dieron pie a que todos pudieran satisfacer su curiosidad y preguntaran lo que deseaban conocer sobre los perros, el proceso de adiestramiento y la gran función que realizan.

En palabras de los tutores de los niños: “la experiencia ha sido fantástica y ayuda a los chicos, en la línea de la educación en valores, a respetar y ser solidarios con  las personas que tienen una minusvalía física, como la ceguera.”

13 / 06 / 13