«Mi filosofía de aprendizaje del inglés es muy simple. El lenguaje debe ser producido por el estudiante para realmente aprender a comunicarse de verdad. Con esto en mente, las clases se basan principalmente en hablar y escribir. La lectura es el otro componente clave y, por ello, trato de proporcionar material estimulante que exponga a los estudiantes a una amplia gama de contenidos y vocabulario que luego podemos desarrollar en contextos generados por los propios estudiantes. Esto tiene el impacto de darle relevancia al lenguaje del mundo real y ayuda a involucrar a los estudiantes.»

27 / 06 / 18